¿Como limpiar un acuario?

Tener un acuario en casa es ideal si te gustan los animales, y también a nivel decorativo le dará un toque muy especial a cualquier ambiente. Debes saber limpiarlo de manera correcta para que los peces puedan estar lo mejor posible. ¿Quieres saber cómo limpiar un acuario? Sigue leyendo y toma nota de los pasos para hacerlo bien.

No cabe duda de que la limpieza del acuario es imprescindible para su mantenimiento, uno de los cuidados que hay que procurarles a los peces para que estén bien y vivan saludablemente. Su acuario recreará su hábitat, por lo que debe estar en perfectas condiciones siempre.

CUIDADOS QUE NECESITA UN ACUARIO

A la hora de ambientar el lugar donde van a vivir nuestros peces no nos limitamos a comprar un recipiente que contenga solamente agua. Normalmente adquirimos también elementos como gravilla, plantas y corales para su decoración, piedras, troncos y objetos como cofres o demás utensilios que le dan a nuestro acuario un toque original y único.

DATO

Nunca debes sacar a los peces para limpiar el acuario

Es recomendable limpiar un acuario una vez al mes

En primer lugar, ten en cuenta el nivel del agua, puesto que ha podido ser reducida por el filtro que debemos tener en ella, el cual la limpia absorbiendo constantemente los residuos. Este filtro ha podido eliminar contenido de agua en la pecera, por lo que a lo mejor necesitas echar más. Por otra parte, revisa que en este mismo filtro no haya ningún resto que lo obstruya a este ni al aireador.

La temperatura del agua también es un elemento a tener en cuenta. Si tu acuario dispone de luz propia, -que por cierto es recomendable dejar encendida sobre 12 horas diarias-, o si simplemente el tiempo cambia y en tu casa hace más frío o calor, es de gran fiabilidad que compruebes siempre el termómetro del acuario, otro elemento imprescindible que deberías tener. Así te asegurarás de que tus peces sigan en su hábitat sin estorbos.

PROCESO DE LIMPIEZA DE UN ACUARIO

Para mantener limpio un acuario no basta con cambiarle de vez en cuando el agua al recipiente, pero tampoco significa tener que limpiar una por una las piedras gravillas de la superficie del acuario. Como bien sabemos, el agua es el medio por donde viven, respiran y se desenvuelven estos pequeñines, y por tanto se van acumulando residuos de comida y deshechos que, en abundancia, molestan su bienestar.

  • Agua: lo primero que tienes que hacer es retirar buena parte de agua, siendo recomendable quitar el 20% del agua una vez a la semana, y también cuando la limpias. No quites los peces, es algo que mucha gente hace, pero no es correcto ya que supondría un cambio de temperatura muy brusco para ellos.
  • Nueva agua: el agua que vayas a añadir a la pecera debes prepararla previamente en otro recipiente que esté limpio y no tenga restos de productos químicos. Deja que repose unas horas para que pierda los pocos minerales que contenga.
  • Paredes: utiliza un raspador para eliminar los restos de algas que se hayan pegado en los cristales de la pecera. No apliques ningún jabón ya que puede perjudicar a los peces.
  • Objetos: quita del acuario todos los objetos que haya en su interior sean decorativos o no. Deja únicamente los peces. Para limpiarlos utiliza una mezcla de agua con un 10% de lejía. Limpia y aclara bien, sin prisas para que quede bien hecho. Aclara con mucha agua hasta que no quede ningún resto de lejía y deja que se sequen al aire libre, es imprescindible para que el cloro se evapore.
  • Piedras: debes limpiarlas de manera diferente al resto de elementos decorativos. Asegúrate de que retiras cualquier suciedad, ya que es donde suele acumularse, en el fondo del acuario, que es donde están las piedras. No es necesario que se sequen, puedes volver a ponerlas en el acuario después de limpiarlas.
  • Volver a colocar: una vez que los objetos decorativos se han secado por completo, ya puedes volver a ponerlos en el interior del acuario.
  • Más agua: si ya han pasado varias horas, ya puedes introducir el agua nueva y que tus peces tengan nuevamente su hábitat al completo.
  • Filtro: el caso del filtro es especial, ya que debes limpiarlo dos semanas después de la limpieza completa que acabas de realizar.

Test al agua: una vez al mes es recomendable analizar el estado del agua, realizar una prueba para comprobar que todos sus valores están en cifras normales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *