Consejos para hacer feliz a tu gato.

Cuando nuestra mascota es un gato podemos caer en el error de pensar que, como son más independientes que otros animales, no necesitan los mismos mimos y cuidados que un perro, por ejemplo. Pero estamos equivocados: también necesitan que les recordemos que son seres muy importantes en nuestra familia. Por eso, para conseguir que sea feliz, además de cubrir sus necesidades básicas, es importante que tengamos en cuenta otras cuestiones que igualmente influirán en su bienestar y, por consiguiente, en su felicidad. A continuación, proponemos una serie de consejos para que tu felino sea una mascota muy sana y feliz.

Presta atención a su salud

Ya hemos indicado que su bienestar físico y mental está ligado a su felicidad. Parte de este bienestar está condicionado por su salud: si el gato está sano, su estado físico y mental será perfecto. Para corroborar que ello es así hay que acudir de manera regular al veterinario para realizar sus revisiones, así como para vacunarlo y desparasitarlo. En casa, es conveniente vigilar su alimentación y que el agua que beba esté siempre limpia, hay que controlar su peso, observar si siente molestias o algún tipo de malestar, si presenta heridas o problemas en el pelaje, si está más inquieto o tranquilo de lo normal, cepillarle el pelaje de manera habitual para que no se trague el pelo que se cae…

Limpia su arenero de manera regular

El bienestar de tu gato también dependerá del entorno, de cómo sea este y del estado en el que se encuentre. Ten presente que los gatos son animales bastante limpios que, además, tienen el sentido del olfato sumamente desarrollado. Por tanto, la presencia de malos olores, de heces o de restos de pis alteran de manera importante su estado de ánimo. Para evitarlo, tendremos que limpiar diariamente su espacio, cambiar la arena de manera habitual y mantenerlo alejado de zonas donde esté expuesto a malos olores.

Estimúlalo con juegos

Como cualquier animal, a los gatos les encanta jugar. Para que nuestro gato esté feliz podemos estimularlo por medio de juegos y actividades que fomenten su capacidad mental y que contribuyan a su actividad física. Si tienes jardín o terraza, realiza juegos al aire libre y facilítale que salga siempre que le apetezca, ya sea a cazar una mariposa, ya sea a tumbarse bajo el sol. Eso sí: cuando percibamos que no tiene ganas de juegos, es menester que respetemos su independencia, pues será esto lo que hará que se sienta bien en ese momento.

Demuéstrale cuánto le quieres

Siempre se piensa que, como son animales ariscos y autosuficientes, no necesitan muestras de cariño. Y eso no es cierto. A los gatos les gusta que les acaricien, que les cojan y les hagan mimos, que les presten atención para jugar. Pero, como en el caso anterior, no hay que forzarlos. Tenemos que conocer bien a nuestro gato para saber cuándo quiere que le acariciemos y cuándo quiere que le dejemos tranquilo.

Si seguimos estos sencillos consejos conseguiremos que nuestro gato sea completamente feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *