Receta casera para tu perro: Arroz con pollo.

Receta casera para tu perro: Arroz con pollo

En esta ocasión vamos a elaborar un plato sano, nutritivo y sabroso que hará las delicias de los canes más exigentes: arroz con pollo. Además, es un plato rápido y muy económico, cuestión esta muy importante en los tiempos que corren.

¿Qué necesitaremos?

  • Arroz. Podemos optar por arroz blanco, ya sea de grano largo o corto y redondo, o por arroz integral. Si elegimos este último, debemos saber que el arroz integral tiene mucha fibra, por lo que es menester que no abusemos de este ingrediente y que lo alternemos con el arroz blanco, porque puede provocarle diarrea al perro, así como malestar intestinal.
  • Pollo. Lo ideal es buscar partes limpias, sin huesos ni tendones. Por ello, los expertos recomiendan utilizar pechugas y trocearlas para facilitar su cocinado.
  • Agua. Para hervir los dos ingredientes.

¿Cómo preparamos esta receta casera?

Podemos cocinar ambos ingredientes por separados, es decir, cocer el arroz por un lado y el pollo por otro, o incluso cocinar el pollo a la plancha y luego mezclarlo todo, pero nos saldrá más sabroso si cocemos el arroz en el caldo del pollo. Por este motivo, lo primero que vamos a hacer es trocear el pollo y ponerlo a cocer en una olla con abundante agua.  Los trozos tienen que ser de pocos centímetros, entre 1.2 y 2.4 cm, según el tamaño del animal.

Cocer el pollo: 15 minutos

El tiempo aproximado de cocción es de unos quince o veinte minutos. Si elegimos cocer las pechugas enteras o utilizamos otra parte del pollo que contenga huesos, tendremos que dejar la carne más tiempo para asegurarnos de que esté bien cocinada y después desmenuzarla con cuidado para que no se cuele piel, grasa o huesos que puedan resultar perjudiciales para el animal.

Cocer el arroz: 20 minutos

Reservamos el pollo y colamos el caldo que nos ha sobrado de cocer la carne, pues allí prepararemos el arroz. Debe estar limpio de grasa y de impurezas. Una vez que lo tengamos de nuevo en la olla, lo pondremos a hervir. Recuerda que por dos tazas y media de caldo verteremos una de arroz. En el instante en el que el agua con el arroz vuelva a hervir, bajaremos el fuego y lo dejaremos veinte minutos cociendo a fuego bajo para que el arroz esté en su punto, ni duro ni pasado. Si elegimos arroz integral, tendremos que dejar el arroz más tiempo, unos cuarenta y cinco minutos, puesto que el grano es más duro y necesita más tiempo de cocinado.

¡Mezclar y servir!

Una vez que esté cocido, lo retiramos del fuego, lo colamos y esperamos a que se enfríe. Después mezclaremos el arroz con el pollo y serviremos un poco en el plato del perro. Si no le sienta mal y le gusta, podemos añadir un poco más en la siguiente ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *